Sal adelante de lo que sea

Sal adelante de lo que sea




¿Existe un secreto para tener una vida feliz y saludable? Nuevos estudios señalan que ese secreto puede ser la resiliencia.

¿Qué se necesita para envejecer satisfactoriamente? Es una cuestión que los investigadores comenzaron a explorar seriamente a lo largo de los últimos 20 años, cuando quedó en claro que lo que sabíamos sobre el envejecimiento ya no se adecuaba a un mundo con adultos activos de 80 o 90 años, e incluso mayores.

Es fascinante lo que han descubierto los científicos. Sí: es cierto que la nutrición y el ejercicio son elementos básicos para tener un cuerpo sano y resistente a las enfermedades, pero las actitudes y la manera de pensar que dirigen nuestra vida son tan importantes como nuestra preocupación diaria por la alimentación y la buena condición física, si no es que más.

Por ejemplo, se pidió a 600 personas de 85 años en adelante que identificaran los ingredientes clave para envejecer con éxito, y la respuesta que encabezaba sus listas sorprendió a los expertos: resiliencia. La definieron como la capacidad de adaptarse a las circunstancias, de enfocarse en lo positivo en vez de concentrarse en lo negativo y de apreciar las bendiciones.


La resiliencia es lo que hace que los niños que crecen rodeados de pobreza o crueldad puedan de todas formas entrar en una universidad prestigiosa y abrirse camino en la vida. Es la razón por la que algunas personas reconstruyen después de un huracán, sin importar los retos y las adversidades. Es la causa por la que decimos de alguien “no puedo creer lo bien que está manejando las cosas” cuando se le diagnostica cáncer, pierde a su esposo o fracasa en su negocio. Una persona resiliente es como una liga, es decir, se le puede estirar y estirar, pero siempre es capaz de regresar a su forma.

Todos poseemos un cierto grado de resiliencia, asegura el doctor Adam Davey, experto en envejecimiento y profesor adjunto en la Universidad de Temple en Filadelfia. La resiliencia es inherente a toda especie que logra prosperar. Pero también se desarrolla naturalmente con la edad, a medida que vamos acumulando sabiduría después de años y años de lidiar con situaciones difíciles. Sólo que nadie quiere esperar a tener 85 años para gozar de todos sus beneficios. 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

Ríete con frecuencia

Primero, lo primero

Ama tu cuerpo ahora mismo

Reduce el riesgo de sufrir un infarto

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK