¡Levántate y camina!

¡Levántate y camina!




¿Te has dado cuenta de la variedad de opciones que hay de un mismo producto?

Desde diez diferentes tipos de cereales y panes, hasta jugos con fruta, sin fruta, con antioxidantes, sin azúcar… y la lista sigue y sigue. Al ver toda esta cantidad de alternativas, nos preguntamos qué sucedería si tuviéramos una mayor “variedad de caminatas”.

Estamos seguras que sería más fácil elegir una, salir y comenzar a hacerlo. Por eso hemos inventado 17 nuevas formas de salir a caminar que están garantizadas para mantenerte motivada y en forma. Además, te traerán muchos beneficios que ni siquiera imaginas. ¡Elige tus favoritas!


1 La caminata “te veo ahí”

En vez de ir al mercado u otro lugar cercano con tu esposo en auto, ve caminando y alcánzalo ahí, luego podrá darte “un aventón” de regreso a casa.

Primer paso: si acostumbras caminar por un radio de 5 km en tu vecindario, dibuja un círculo en tu mapa que se extienda esa distancia en todas direcciones desde tu hogar. Ésa será tu esfera de posibilidades (y crecerá conforme adquieras mejor condición física), lo que te llevará al #2.


2 La caminata de los mandados

No sólo la hagas para ponerte en forma. Una o dos veces a la semana camina para ir al cajero, al súper o al salón de belleza. Ésta es una manera saludable y libre de estrés de realizar varias tareas a la vez.

Primer paso: vas a necesitar algo para llevar tus cosas, así que consigue una bolsa de tela grande o compra una bonita cesta de mimbre ¿Quién dijo que es necesario un auto para hacer las compras?


3 La caminata con Dios

La contemplación espiritual no tiene que ocurrir forzosamente dentro de una iglesia. Este fin de semana haz una caminata cerca del templo más grande de tu zona; ése que casi todas pasamos de largo sin mirar.

Primer paso: piensa sobre qué te sientes agradecida o haz de ese tiempo algo sagrado dedicándoselo a un ser amado o a alguien que está pasando por una situación difícil. Las caminatas solitarias con la mente abierta llegan a tener cierto carácter de meditación o de oración.


4 La caminata de reversa

Somos criaturas de hábitos. Rompe con los tuyos y camina tu ruta normal en la acera opuesta. No sólo acabarás con la rutina y verás con nuevos ojos el mundo que te rodea, sino que apreciarás las cosas desde ángulos nuevos.

Primer paso: hazte el propósito de fijarte en tres cosas nuevas que no hayas visto desde la dirección opuesta. ¡No se te vaya a olvidar cómo regresar acasa!


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

Jogging y aerobic, para los dinámicos

Estírate

Una mañana ideal

8 cosas que no debes hacer en el gimnasio

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK