Piernas maravillosas y sin cortes

Piernas maravillosas y sin cortes



 

Además, encontramos lo último en equipo de afeitado

(incluyendo algo para la línea del bikini).

No obstante, lo que todas tenemos en común es que generalmente nos afeitamos de prisa, empleando sólo un par de minutos por pierna; a menos que nos estemos preparando para una ocasión especial, en cuyo caso somos más cuidadosas.

Así que manos a la obra: ¡a poner al día nuestra técnica!

 

Aféitate en la regadera o en la bañera

El vello femenino es más fino que el de los hombres pero es tan fuerte como un alambre de cobre de calibre similar. El agua lo suaviza y hace que sea más fácil cortarlo. La crema o gel de afeitar mantiene el vello suave hasta que terminas de rasurarte. Para lograr un acabado aún más sedoso, prueba el Superbly Restorative Argan Body Cleansing Oil de la marca Kiehl’s. Evita el jabón, pues puede secar la hoja y hacer que raspe la piel.

 

Una vez en la ducha, no tardes mucho en afeitarte

Luego de unos 15 minutos en el agua, la piel comienza a hincharse alrededor de los folículos pilosos, lo que da un resultado menos suave. Además, aféitate las piernas siempre en dirección contraria al crecimiento del vello.

 

Deja tobillos, muslos y la parte posterior de las pantorrillas al último para dar más tiempo a que ese vello se suavice.

Además, mientras que los rastrillos de afeitar grandes con doble hoja, como los Schick Intuition, son ideales por su comodidad, “los cabezales más pequeños son más adecuados para áreas delicadas y poco accesibles, como la línea del bikini y la parte superior de los dedos de los pies”, dice Sylvie Mazerolle, vocera de Schick.

 

En áreas delicadas, como la línea del bikini, estira la piel para crear una superficie plana de afeitado

En este caso, haz movimientos suaves en la dirección del crecimiento del vello, para que puedas reducir al mínimo los que están encarnados. Una exfoliación ligera periódica con un estropajo de baño también ayuda a mantener el área sin vellos encarnados. Si tu piel es muy sensible, Mazerolle sugiere tener a la mano una taza de hielo para calmar el ardor.

 

Hidrata tus piernas en cuanto salgas de la ducha

Y espera 30 minutos antes de aplicar protector solar, autobronceador o cremas hidratantes de bronceado gradual, a fin de evitar que te arda la piel.

 

Cambia el cabezal en cuanto las hojas pierdan el filo o sean menos eficaces

Las hojas afiladas son más seguras que las que ya han perdido su filo, puesto que se deslizan más fácilmente sobre la piel sin que haya necesidad de ejercer ninguna presión. “Las navajas romas están todavía lo suficientemente afiladas como para ocasionarte un daño en la piel si presionas el rastrillo o te topas con una protuberancia”, advierte Mazerolle. “En promedio, las mujeres deben cambiar las hojas después de 10 afeitadas.

 

El rastrillo que elijas no basta para darte el afeitado más seguro y eficaz; también cuenta la técnica que emplees.

 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

10 mandamientos de moda y belleza - Regla #2

Mascarilla de crema de aguacate

Que el clima no arruine tu outfit

Los nuevos cuidados orales

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK