Estírate

Estírate



 

¿Estás preparada para la diversión?

Para muchas mujeres los estiramientos son algo incidental, una actividad que realizamos después de haber terminado con otros ejercicios más importantes o si nos acordamos o tenemos tiempo, lo cual casi nunca sucede. Sin embargo, los científicos se convencen cada vez más de que, en cuanto a salud, bienestar y calidad de vida, la flexibilidad debe dejar de ser algo secundario para convertirse en algo primordial.

En un estudio reciente, investigadores japoneses pidieron a 500 mujeres y hombres entre los 20 y 83 años de edad que hicieran una prueba consistente en sentarse con las piernas extendidas y tratar de tocarse los dedos de los pies. Luego examinaron sus arterias para ver el grado de endurecimiento, que a menudo es precursor de hipertensión y enfermedad cardiaca. Resulta que después de los 40 años de edad existe una fuerte correlación entre los músculos rígidos y las arterias endurecidas. Específicamente, aquellos con poca flexibilidad también tenían arterias significativamente más endurecidas que las de sus iguales más ágiles.

Otros estudios han vinculado la poca flexibilidad con la alta concentración de azúcar en sangre, que aumenta el riesgo de diabetes y acarrea un mayor riesgo de síndrome metabólico, otro factor de riesgo de enfermedad cardiaca.

Aunque es necesario investigar a fondo la relación entre músculos rígidos y arterias endurecidas, algunos investigadores creen que la respuesta tal vez sea sencilla: los estiramientos ayudan a mantener más flexibles todas las partes del organismo… incluyendo las arterias.

Ésas son las razones médicas para mantenerte ágil; luego están los placeres prácticos de un cuerpo flexible. Acciones sencillas, como ponerte pantalones de mezclilla entallados, quitarte el sostén pasándolo por encima de la cabeza o depilarte las piernas, pueden resultar toda una faena si estás tiesa. Ser ágil y flexible hace que te sientas más cómoda con tu cuerpo: se nota maravillosamente bien en tu forma de andar y de moverte. Así, cuando llegue la hora de jugar, ya sea en el parque con tu hijo o en la recámara con tu pareja, tu cuerpo estará listo para la acción.

 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

Respuestas sobre ejercicio

8 cosas que no debes hacer en el gimnasio

Jogging y aerobic, para los dinámicos

¡Levántate y camina!

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK