Una mañana ideal

Una mañana ideal



 

21 maneras fáciles de mejorar tu Salud… antes de las 9 de la mañana

Si las mañanas en tu casa son una carrera frenética desde el momento en que te calzas las pantuflas hasta que sales por la puerta principal con tacones altos, es hora de reconsiderar la situación.

Una rutina matutina más inteligente y tranquila producirá un efecto en tu estado de ánimo y en tu salud que perdurará hasta que tu cabeza toque la almohada por la noche, ¡y no tiene por qué llevarte más tiempo que tu régimen actual para iniciar el día!

Suena bien, ¿no? Entonces, agrega a tu rutina mañanera algunas de estas sugerencias poderosas y transformadoras.

 

Llénate de energía

1. Reajusta tu reloj corporal… con luz natural

Sube las persianas y abre las cortinas en cuanto suene la alarma. La exposición a la primera luz de la mañana envía una señal a tu cerebro para bajar la producción de melatonina y aumentar la de adrenalina, indicación de que es hora de despertar, y reajusta tu reloj biológico en formas que favorecen el sueño saludable por la noche.

 

2. Pon la alarma 10 minutos antes y sé agradecida

Date un poco de tiempo para ti antes de que tus pies toquen el piso. Despierta poco a poco. Planea el día, escucha la radio, eleva una plegaria, cuenta tus bendiciones. Una actitud de agradecimiento aumenta el optimismo, lo cual a su vez mejora la inmunidad, de acuerdo con investigaciones.

 

3. Estírate como gato

Los felinos no se incorporan de un salto: primero alargan cada músculo lentamente. Alza los brazos y estira cada dedo, luego las manos, después las muñecas y finalmente los brazos. Después, los dedos de los pies, los pies, los tobillos y las piernas. Por último, termina con estiramientos de cuello y espalda que te impulsen para salir de la cama. Estos ejercicios de calentamiento de músculos y articulaciones mejoran el flujo de sangre y proporcionan una dosis adicional de oxígeno a todos los tejidos.

 

4. Toma un vaso de agua o de té herbal

Tu organismo ha perdido más líquidos por la noche de lo que crees. Quizá no tengas sed, pero si tomas líquidos al poco tiempo de levantarte, aseguras que tu metabolismo y tu máquina creadora de energía funcionen a todo vapor.

Algunos afirman que el agua pone en marcha la digestión y otras funciones corporales. En un estudio, las mujeres que tomaban cuando menos 5 vasos de H2O por día reducían a la mitad el riesgo de sufrir un ataque cardiaco. La hidratación tal vez sirva para aumentar el volumen de sangre y desalentar la formación de coágulos.

 

5. Mueve los músculos

Al salir de la cama, es hora de un poco de ejercicio matutino. Las personas que entrenan por la mañana triplican las probabilidades de perseverar en su empeño en comparación con las que lo hacen por la tarde. Según investigadores británicos, la actividad matutina también parece controlar el apetito. Haz sólo 10 minutos de ejercicio al principio. Trata de que sea algo práctico y sencillo. Pedalea la bicicleta estacionaria, pasea al perro, haz una rutina corta de yoga o una serie de pasos de aeróbicos. (Para obtener los mejores resultados, ve aumentando hasta lograr media hora de ejercicio al día.)

 

Crea un ambiente de calma

6. Pon música que te haga sentir bien en la ducha

Es muy probable que te pases de 10 a 30 minutos en el baño. Pon música que te encante, y saldrás con una gran sonrisa y una actitud tranquila y podrás disfrutar y relajarte a diario con tu música favorita.

 

7. Tarda más tiempo en lavarte el cabello

Hazlo por la belleza, pero también por el masaje del cuero cabelludo. Usa las puntas de los dedos y frota enérgicamente. Champissage es un tipo de masaje de cabeza, cuello y rostro que, como la acupuntura, tiene el propósito de liberar la energía negativa y redirigir la positiva. Aunque no creas en esas cosas, un masaje de cuero cabelludo se siente realmente maravilloso y te relaja.

 

8. Antes de salir del baño, sonríete en el espejo

Y revisa tu maquillaje, ropa y peinado. Parece una tontería, pero considera la sonrisa como un ensayo del día, y la revisión de tu arreglo como una oportunidad para verte con orgullo. Si te gusta lo que ves, los demás lo notarán.

 

9. Mantén apagada la televisión

La guerra, la política, los chismes… tal vez es información para el cerebro, pero difícilmente te relaja o motiva. Que la mañana sea una oportunidad para concentrarte en ti y en las sensaciones agradables. Hay mucho tiempo después de las 9 de la mañana para las complejidades del mundo exterior.

 

10. Espera un poco antes de conectarte a Internet

Con los teléfonos inteligentes y las computadoras portátiles al lado de la cama, es fácil ponerte en línea inmediatamente después de despertar… e invariablemente te sigues para revisar el tiempo, visitar sitios de Internet y otras cosas. ¿El problema? Adoptas la modalidad de trabajo y empiezas a estresarte. Recuerda, la primera hora del día te debe pertenecer. Así que modifica tus rituales digitales matutinos.

Espera a que te hayas levantado, bañado, vestido y desayunado antes de volver la atención al mundo externo

 

Disfruta de un auténtico desayuno

11. Eso significa sentarse a la mesa

No es casualidad que más de 75 por ciento de las personas que pierden peso, y no lo recuperan, desayunan. Los alimentos matutinos evitan el exceso de calorías y de grasa durante el día. En un estudio, las personas que consumieron un desayuno sustancioso perdieron cuatro veces más peso que las que escatimaron en él. Las que lo omitieron por completo también tuvieron fuertes bajas en la energía y en el bienestar mental y emocional, en comparación con las primeras. Concédete 5 minutos para preparar el desayuno y 10 para consumirlo; ¡son 15 de los mejores minutos del día!

 

12. Procura incluir proteínas

Por alguna razón, muchas de nosotras elegimos desayunos que consisten más que nada en carbohidratos: bagels, panecillos, cereal y cosas por el estilo. Incluye un carbohidrato complejo en tu desayuno, algo con avena entera o granos integrales, pero también proteína, como lácteos, carnes o huevos. La razón: la proteína hace que te sientas llena por más tiempo; también es esencial para el buen funcionamiento de los músculos y el cerebro.

 

13. Consume mucha avena

La avena contiene una fibra especial llamada betaglucano, que ha demostrado ser eficaz para reducir los niveles de colesterol. También ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre más bajos y constantes durante todo el día, lo que se traduce en más energía mental y menos antojos. Olvídate de las avenas instantáneas, que contienen mucha azúcar. Prepara la avena tradicional de forma sencilla: ponla en agua hasta que hierva, tapa la cacerola y apaga la flama. Ve a bañarte o a hacer ejercicio durante 10 minutos. Regresarás para disfrutar de un alimento caliente y muy saludable. Si quieres darle más sabor, agrega pasas o cerezas deshidratadas mientras hierve la avena.

 

14. Disfruta un delicioso licuado de frutas

Licua un vaso de fresas y un plátano, agrega una cucharada de proteína en polvo y una taza de hielo triturado y tendrás un desayuno saludable y lleno de antioxidantes. Si le pones una tacita de yogur sin sabor, le habrás añadido una rica dosis de calcio, que fortalece los huesos.

 

15. Opta por huevos orgánicos

Comparados con los normales, contienen cantidades mucho más elevadas de ácidos grasos omega-3, los cuales han demostrado beneficiar desde la salud mental hasta la salud cardiaca.

 

16. Usa productos para untar con menos colesterol

Trata de restringir, o mejor aun, de eliminar tu consumo de mantequilla. Si utilizas productos como las margarinas con fitoesteroles, que bloquean la absorción del colesterol a nivel intestinal, ayudarás a tu organismo a reducirlo significativamente.

 

17.Bebe algo zen

¿Qué tal el té verde en lugar del café? Proporciona flavonoides, que protegen el corazón, y acelera un poco el metabolismo para que quemes más calorías durante todo el día.

 

18. Prepara algo para llevar

¿No tienes tiempo para desayunar? Congela una bolsa sellable con uvas, bolitas de melón y fresas. Junto con una barra de granola y un pedazo de queso, disfruta de un desayuno rápido y saludable mientras viajas al trabajo.

 

Conéctate con tus seres queridos

19 Abraza a tus hijos

Siéntate en la cama de tu hija y acaríciale dulcemente el cabello mientras la despiertas con suavidad. O, si se trata de un hijo muy pequeño, acuéstate a su lado y abrázalo con ternura para despertarlo. Un momento así inyectará una apacible alegría a todo el día.

 

20. Planea la cena

Si todo sale como debería, toda la familia se reunirá en la noche para cenar y compartir su día. Planea desde la mañana: quién debe recoger los comestibles, quién cocinará, quién pondrá la mesa. Comerás más sanamente, por menos dinero y con menos problemas con este ritual.

 

21. Abraza y besa a todo el mundo (¡al perro y al gato también!) antes de salir de casa

Conectarte con tus seres queridos alivia el estrés y le da un comienzo perfecto a tu día lleno de actividades: te sentirás más feliz y fluirás más a medida que te enfoques en el trabajo, y al mismo tiempo te mantendrás concentrada en lo que realmente importa.

 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

Párate derecha

Una mañana ideal

Jogging y aerobic, para los dinámicos

Las piernas, dos esbeltas columnas

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK