El baño sauna y sus beneficios

El baño sauna y sus beneficios



El término sauna tiene su origen en la lengua holandesa, aunque pronto este género de baño encontró acogida tanto en Alemania como en otros países. El ritual primitivo no se diferenciaba demasiado del practicado en la actualidad. ya que se realizaba en una habitación cerrada, sometida a un alto grado de temperatura (aproximadamente 90°), y con un grado de humedad relativa no superior al 20%. El aire, además, debía permanecer suficientemente seco para permitir evaporar continuamente el sudor abundante que se desprendía del cuerpo.

Hoy en día el sauna es una práctica habitual para muchas personas que desean cuidar su salud y mantenerse en forma. Sus efectos positivos en nuestro organismo (relajantes, hidratantes, etc.) lo han convertido en un elemento imprescindible de nuestra cultura. Por lo general, cuando realizamos un baño de sauna efectuamos este primer "calentamiento" del cuerpo, al cual le sucede en una segunda fase, un enfriamiento, deliberadamente provocado. Los pulmones se enfriarán más rápidamente en contacto con el aire libre y la piel lo hará con un baño de agua fría. El sauna es, pues, un baño alternante: calentarse al aire seco de la cabina y enfriarse al aire libre o con agua fría.

Beneficios del sauna

El estrés y la disminución del tiempo libre han dado lugar al nacimiento de una nueva cultura basada en el bienestar y el cuidado personal. Una de las principales características de este modo de vida es la incorporación a nuestra vida diaria de costumbres y actividades que tienen como objetivo mimar nuestro cuerpo y nuestra mente. Por todo esto cada vez son más las personas que deciden incorporar a sus viviendas instalaciones de ocio y bienestar.

El sauna puede actuar en multitud de enfermedades (de tipo cutáneo, respiratorio, etc,), ya que despierta en nuestro organismo un mecanismo de acción positiva muy beneficioso. Las altas temperaturas y el grado de humedad con que se practica serán los factores definitivos.

El primer resultado es el de la transpiración, gracias al cual conseguiremos una limpieza importante de la piel, primera muestra visible de las cualidades terapéuticas. Después, se pondrán en marcha una serie de mecanismos complejos, no tan visibles para el ojo humano, pero que también provocarán efectos positivos. Aquí cabría referirse a la adaptación del sistema cardiovascular, que trabajará a un ritmo más fuerte de lo normal provocando una "gimnasia cardiaca", así como toda una actuación importante del calor sobre las terminaciones nerviosas, que provocará importantes efectos antiestrés y de sedación.

En segundo lugar, la hidroforesis o dilatación de los poros de la piel, gracias a la cual saldrán a la luz todas las toxinas que se forman detrás de la red vascular, eliminándolas por completo. Por otro lado, el calor es un excelente anti-inflamatorio y, combinado con un aceite de acción terapéutica (mento, eucalipto, etc.). actuará como una función fludificante muy positiva para los bronquios y para el sistema respiratorio en general.

 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

¿Cansada todo el tiempo?

Cortes de cabello primavera-verano 2014

10 mandamientos de moda y belleza - Regla #2

Estiliza tu silueta

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK