LOS 8 PEORES HÁBITOS ALIMENTARIOS

LOS 8 PEORES HÁBITOS ALIMENTARIOS



 

No prestar atención a tus alimentos

Ser multitarea es efectivo para enfrentar el ajetreado mundo de hoy, pero no en lo que se refiere a los alimentos. Evita trabajar en tu escritorio o hablar por teléfono mientras comes, o terminarás consumiendo más de lo que tenías previsto. Pon en un plato todo lo que comerás —aunque sea una galleta— para que tengas una idea más clara de cuánto estás comiendo. Divide tus tentempiés en porciones, en lugar de saborearlos directamente del paquete, y así tendrán un final definido.

 

Saltarse el desayuno

Si te saltas el desayuno, existe una gran posibilidad de que al cabo de un rato te excedas comiendo. Además, es probable que no consumas suficientes nutrimentos esenciales, como fibra y calcio. Investigaciones realizadas por el Registro Nacional de Control de Peso de Estados Unidos (una base de datos que registra el historial de peso de personas que han perdido 13 kilos o más y no los han recuperado en por lo menos un año) encontraron que desayunar es un hábito fundamental para mantener el peso. Debes estar hambrienta luego de siete u ocho horas de sueño. Si no te despiertas con hambre, cena un poco antes o no te comas esa colación nocturna.

 

Comer por aburrimiento

Antes de buscar algo de comer, pregúntate si en realidad tienes hambre. Hacer ejercicio es una excelente forma de evitar comer por aburrimiento. Cuando mi hija tomaba clases de baile, algunas de las otras mamás se iban a la cafetería a pasar la media hora que duraba la clase. En lugar de sentarme con ellas, yo me iba a correr cinco kilómetros. Si sientes la necesidad de ingerir algo cuando estás en casa, busca distracciones. A veces me hago un manicure. El olor es un tanto desagradable, y no es fácil
comer con el barniz sin secar.

 

Terminarte la comida del plato de otros

Las mamás hacemos esto todo el tiempo: nos acabamos el último bocado de sándwich o de espagueti que dejaron los niños. Pero si consumes 100 calorías más al día, en un año habrás subido 5 kilos. Prueba sirviendo a tus hijos porciones más pequeñas para que sea menos factible que dejen alimentos en el plato. Si eso no funciona, ponte guantes de hule para limpiar la mesa, a fin de que no sientas ganas de comerte lo que queda.

 

No aceptes las raciones extragrandes

Es sumamente tentador pagar cinco pesos más para que te den un “paquete” o una orden más grande de papas, pero mientras más alimento tengas en tu plato, más tenderás a comer. Ordena sólo lo que necesitas. Por ejemplo, compra golosinas individuales, aunque sea más barato comprarlas en un paquete de diez piezas.

 

Ponerle sal a la comida

Consumir demasiado sodio eleva tus probabilidades de desarrollar hipertensión, que puede derivar en enfermedad cardiovascular y apoplejía. Comienza a reentrenar tus papilas. En lugar de ponerle sal a los alimentos, prueba diferentes hierbas y especias. En la tienda, lee las etiquetas y busca los productos bajos en sodio. Si vas a comer fuera, pide que te sirvan
la salsa aparte (puede tener mucha sal).

 

Comer sólo ensalada, o saltarte la comida

Saltarte cualquier comida es malo para tus niveles de energía, y si no comes a tus horas y consumes un par de colaciones a lo largo del día, puedes terminar cenando demasiado. Si te gustan las ensaladas, asegúrate de que tengan proteínas, ya que te harán sentir satisfecha por más tiempo. Una buena opción son las proteínas magras, como pescado o pechuga de pollo, ambos a la parrilla.

 

Negarte los alimentos que te gustan

La moderación es parte de comer con sensatez. Si te fascinan las papas fritas o los chocolates, disfrútalos de vez en cuando. O prueba las versiones más sanas, como el chocolate amargo o las papas bajas en sodio. Sólo equilibra tus opciones, de manera que comas adecuadamente la mayor parte del tiempo. Si hoy tu postre fue un pay de queso, ¡mañana elige moras frescas!

 


Compartir Artículo
Facebook Twitter
Publicaciones de Interes

Panque marmoleado

Rollo suizo con duraznos

Mini copas florentinas

Beneficios de consumir chicharos

Comentarios

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK